WikiCiencia - Destacados - Pasándose al software gratuito I

FIRENOX
PRINCIPALELECTRONICAINFORMATICATECNOLOGIANOTICIASDESTACADOS
 

Reciba las novedades de WikiCiencia

 

Software

Pasándose al software gratuito I

Muchas tareas como crear documentos PDF, pasar un CD a MP3 o grabar DVDs para las que usamos programas pagos, se pueden hacer con programas igual de buenos o superiores y gratuitos. Le contamos cómo conseguirlos

Imprimir
Por Rodrigo V A Barber

A medida que uno va acumulando “años de PC”, va conociendo nuevas alternativas al software “de siempre”. Sin embargo hay que ser cuidadoso, porque en Internet hay sobreoferta de alternativas para todo, y no todo es bueno.

Tener las ideas claras es lo más importante. Siempre hay que entender que el software es solo un medio, una herramienta, y no hay que usar software gratuito simplemente porque es gratuito.

Si hay un software que es de pago, pero es mejor que uno gratuito, la opción inteligente es quedarse con el de pago. Lo interesante de la cuestión es que en muchos casos el software gratuito es tan bueno o mejor.

En esta serie de artículos vamos a recomendar muchos de estos programas, de forma tal que sin importar cuanta experiencia informática tenga usted encima, pueda animarse a probar nuevas aplicaciones y hacer que sus próximos “años de PC” sean mucho más productivos, entretenidos e interesantes.

En esta primera entrega, vamos a centrarnos en software de productividad y ofimática.

Crear y visualizar archivos PDF

Primo PDF y Foxit Reader

En muchos ámbitos oficinezcos noté, para mi sorpresa, que presentar un documento PDF o tener la herramienta para crearlo es casi un lujo. Tener el Acrobat “de pago”, a pesar de la popularidad de los documentos PDF, es muy poco común.

Por otra parte el programa de Adobe es muy muy pesado, y tiene la mala costumbre de “integrarse” a lugares donde nadie lo llama, metiéndose en el Internet Explorer y otras aplicaciones generando más cuelgues que otra cosa.

Lo interesante es que para estas tareas se pueden obtener herramientas mucho mejores que la original y gratis.

Foxit Reader es un visualizador de PDFs excelente. Su versión gratuita tiene algunas limitaciones, similares a las que tiene el Acrobat Reader original, pero tiene una característica que inclina la balanza: es muchísimo más rápido y liviano. Es pequeño y no ensucia otras aplicaciones.

Se puede bajar en http://www.foxitsoftware.com/downloads/ y pesa solo 1,6 Megas. El soft de Adobe, en cambio pesa 21 Megas.

Si además de leer, necesitamos crear documentos PDF, Primo PDF es la solución. Hace lo mismo que la versión de pago del Acrobat.

Luego de instalarlo nos crea una “impresora virtual” llamada “Primo PDF”. Cuando queremos crear un PDF simplemente mandamos a imprimir nuestro documento como lo hacemos siempre y elegimos esa impresora. Nos aparecerá una ventana donde podremos definir algunas configuraciones y elegir donde guardar el archivo resultante.

Se puede bajar en http://www.primopdf.com/ y pesa un poco más, 14 Megas, aunque es una pequeñez en comparación con lo que ocupa el Adobe Acrobat.

Comprimir y descomprimir ZIP, RAR y otros formatos

IZArc

El mundo de la compresión/descompresión tiene un rey que es el WinZip. No es un mal programa, sin embargo, es un poquito pesado, no es compatible con todos los formatos y todo el tiempo intenta que compres su “versión Pro”.

Los primeros dos problemas ya son suficientes como para plantearse una alternativa, y hay varias muy buenas.

Yo me quedo con el IZArc, totalmente gratuito, soporta una cantidad increíble de formatos, es muy rápido y tiene opciones muy interesantes que hacen muy cómodo su uso diario.

Pueden bajarlo desde http://www.izarc.org/download.html, pesa solo 3,2 Megas.

Crear documentos de texto, hojas de cálculo, presentaciones, bases de datos. Suite ofirmática

OpenOffice

Uno de los programas que puede resultar en un cambio más “traumático” y que más dudas puede generar de los que nombraremos en esta colección de artículos es el OpenOffice.

La mayoría de nosotros estamos acostumbrados al Microsoft Office, y algunos lo utilizan muchísimas horas semanales. Por esa razón cambiar de sistema puede generar miedos, ya que es un cambio “mucho más importante” en comparación con las demás aplicaciones.

Mucha gente se siente cómoda (o acostumbrada) a Microsoft Office. Sin embargo muchas otros no nos sentimos tan felices con él.

Cosas como sus configuraciones predeterminadas en la cual el software “toma decisiones” sobre lo que hace el usuario son inaceptables. Que Microsoft Word me cambie automáticamente a “sofá” cuando escribo “soft” es un ejemplo de tantos. Esa opción podría ser interesante, pero no debería venir configurada por defecto tratándonos a los usuarios como si fuésemos tontos.

El problema del Office pasa también porque cada tres años necesitan sacar una versión nueva, y para poder hacerlo necesitan ponerle “algo más” para justificar que el usuario la compre. La dura realidad es que en algún momento un editor de texto está completo y no hace falta ponerle nada más, y es ahí donde empiezan a aparecer todo tipo de “obras de marketing” que solo perjudican al usuario.

OpenOffice es una suite ofimática de excelente calidad y tiene todas las opciones importantes de la suite de Microsoft, aunque innegablemente le faltan cosas. Es muy rápida y sus nuevas versiones son estables y solucionan algunos problemas que tenía en el pasado. Por otra parte hacer el cambio de Microsoft Office a OpenOffice es menos traumático de lo que se puede pensar: la estructura de menús y lógica de OpenOffice es muy parecida a la de Microsoft Office.

Por otra parte incluye opciones más que interesantes, como la posibilidad de exportar nuestros documentos directamente en formato PDF o Flash.

Quizás en esta ocasión la variable “precio” si sea de las importantes a la hora de comparar, porque el software de Microsoft, a pesar de sus detalles molestos, es también excelente.

El paquete completo pesa tan solo 98 Megas, lo cual habla de lo liviano que es en general, y puede bajarse desde http://es.openoffice.org/programa/. Probarlo no cuesta nada.

En la próxima entrega veremos herramientas de Internet alternativas, como navegadores, clientes de correo electrónico y programas de mensajería instantánea que Windows ya trae “gratis”, pero que podemos reemplazar por otras muy interesantes.

Links complementarios:
Pasándose al software gratuito II - Software para Internet
Pasándose al software gratuito III - Aplicaciones para el Sistema Operativo
 

WikiCiencia - Creative Commons 2000-2015 - Algunos derechos reservados - Términos y Condiciones

Firenox